Rosalinda Galindo Silva y sus buenos oficios de gestoría

Lic. Felipe Mendiola Parra

Xalapa, Ver., 9 de octubre de 2019.- La función de gestoría que debieran realizar todos los diputados, sería un plus a sus acciones como legisladores, pero muchos están pasando este periodo sin pena ni gloria. Lo peor es que no hacen nada aquí en el Congreso y no hacen nada en sus respectivos distritos.

Por eso es importante señalar la labor que ha venido desempeñando la diputada local por el Distrito X, con cabecera en Xalapa Urbano, Rosalinda Galindo Silva, que busca los acuerdos con el poder ejecutivo y con orgullo da a conocer las obras que con presupuesto estatal, se van a iniciar, en esta ocasión por la zona universitaria.

“Estas obras son resultado del presupuesto que aprobamos”, dijo Rosalinda cuando se refirió al tramo conocido como Circuito Gonzalo Aguirre Beltrán, que será reparado en los próximos días con una inversión de 12 millones de pesos.

La obra beneficia directamente a los estudiantes, empleados y docentes de la Universidad Veracruzana y comprende desde el monumento del águila hasta la Facultad de Ingeniería.

Esa área es la que recorren diariamente los estudiantes, pero en los fines de semana y periodos vacacionales es visitada por muchos turistas, porque es una zona para caminar y disfrutar el paisaje lleno de árboles y los majestuosos edificios que albergan a nuestra Máxima Casa de Estudios.

“Queremos que Xalapa nos llene de orgullo” dijo la diputada local, convencida del trabajo que en conjunto se viene realizando en beneficio de la capital del estado.

Hace cuatro años, cuando el triunfo de Morena se veía muy distante, Rosalinda Galindo Silva no desistió, por el contrario, se aferró a esos ideales del Movimiento de Regeneración Nacional y con entrega y coraje caminó, al lado del entonces candidato a diputado federal por ese partido, Cuitláhuac García Jiménez.

Junto con otras personas –muy contadas-, realizaron un trabajo de convencimiento en la ciudad de Xalapa, sin regalos, sin mayor propaganda, más que un mensaje de viva voz, para lograr la transformación que todos esperábamos y ese esfuerzo tuvo su recompensa, porque lograron los votos que necesitaban.

Durante la campaña política de Cuitláhuac para gobernador, pocos saben que hubo héroes anónimos, que se entregaron a esos trabajos con bajo perfil, pero cumplieron con su encomienda; a Rosalinda le tocó la coordinación de las llegadas del candidato a las diversas ciudades que recorrió, siempre con esa característica de austeridad que hasta hoy siguen conservando. Y vaya que son austeros.

La diputada por Morena acumuló puntos a su favor desde entonces, y ese capital político seguramente lo podrá invertir más delante, solo es cuestión de tiempo. Más claro ni el agua.

Leave a Comment