¿Por qué no se ha cumplido la Alerta de Violencia?

Lic. Felipe Mendiola Parra

Xalapa, Ver , 17 de septiembre 2019.- La alerta de violencia de género contra las mujeres, que se estableció para el estado de Veracruz desde septiembre del año 2016 no ha rendido los frutos que muchos esperábamos y algo no está funcionando.

Según ese documento que se formalizó el 16 de noviembre de ese año, se debieron haber puesto en funcionamiento muchas áreas que todavía no han podido cumplir su cometido.

En esa ocasión se declaró la procedencia de alerta de violencia de género contra las mujeres en los municipios de Boca del Río, Coatzacoalcos, Córdoba, Las Choapas, Martínez de la Torre, Minatitlán Orizaba, Poza Rica, Tuxpan, Veracruz y Xalapa, pero las condiciones para las damas no han mejorado.

Para cumplir esa Alerta se establecieron acciones inmediatas como un mayor patrullaje en las zonas donde se tienen los principales reportes de agresiones, implementar alumbrado público en áreas desprotegidas, instalar cámaras de video vigilancia en esas zonas, pero insisto, nada es lo que se ha podido ver de esas medidas.

Apenas hace dos semanas en el Santuario de las Garzas se llevó a cabo una reunión de trabajo con el alcalde de la ciudad de Xalapa para recuperar ese espacio e instalar alumbrado con mayor vigilancia, pero parece que solo fue una reunión para la fotografía y nada se ha podido ver como avance de esas medidas.

Cuando vemos el estancamiento de esas acciones y la comisión de esos delitos en contra de las mujeres, pensamos que más que confiarse a que la parte oficial haga lo que le corresponde, se debiera iniciar un programa obligatorio en las escuelas primarias y secundarias, para inculcar esos valores y el respeto por las mujeres.

Cultura, respeto y dignidad tal vez sean las normas y principios que debieran regir nuestro comportamiento, es decir, desde el inicio de nuestra formación hacer ver a los varones razones de peso para guardar ese respeto por sus compañeras.

También es cierto que las niñas debieran ser atendidas para recuperar aquellas formas de conducirse, que hoy parecieran obsoletas o anticuadas, pero el comportamiento de muchas niñas, sin generalizar, se ha descompuesto, tan solo en su vocabulario, en su relación con los varones y eso definitivamente no ayuda.

En las redes sociales se insiste que son los padres los que deben educar y los maestros enseñar y coincido en que así debe ser, pero no estaría por demás que en relación con este tema de las agresiones y la violencia en general se debiera sembrar también en la escuela la semilla del buen comportamiento, como la que vivimos muchos que nacimos en las décadas de los 50, 60 y hasta 70. Estamos a tiempo de hacerlo. Más claro ni el agua.

Leave a Comment