Wonder (Análisis Cinematográfico)

Cuadro por cuadro con Israel Pérez Rivera

Xalapa, Ver., Una historia que cautivo al espectador desde 2017 año en que se estrenó Wonder filme del director Stephen Chbosky y basada en el libro La lección de August, escrito que es considerado un éxito de ventas.

La historia original fue redactada por la autora Raquel Jaramillo Palacio donde presenta las experiencias del integrante más pequeño de la familia, August Pullman, un niño de 10 años que nació con el Síndrome de Treacher Collins, una enfermedad genética que provoca mala formación en la zona facial/ craneal derivadas de una mutación de un gen del cromosoma 5, la cual se hereda de los padres.

En la obra de Raquel Jaramillo Palacio, los progenitores del pequeño August lo sobre protegen en todos los sentidos, robando la atención de sus padres quienes hacen que su hija mayor Olivia se sienta desplazada. La educación del niño fue realizada en casa por su madre. Cuando alcanza la edad necesaria para estudiar el quinto grado en el colegio, sus tutores tienen la incertidumbre sobre su asistencia a la escuela. Aunque tiene algunos problemas con los niños por su aspecto y después de tantas experiencias los pequeños lo aceptan.

Con este preámbulo, la historia es solida teniendo un mensaje claro desde su formato original, el cual consisten en aceptación y bondad. Entrando de lleno a la adaptación fílmica Stephen Chbosky cineasta que llevo a la pantalla grande Wonder en 2017 es considerado una buena opción para adaptar libros ya que su trabajo en la cinta Las ventajas de ser invisible, es considerada como una adecuación fiel a la obra original, dejando claro las virtudes que posee para manejar personajes que se consideran renegados de la sociedad.

El trabajo del guion fue prácticamente una interpretación fiel esto puede deberse a la cantidad en involucrados ya que los créditos muestran a seis encargados entre los que están Michael Dougherty, Zach Shields, Max Borenstein, Jack Thorne, Steve Conrad y Stephen Chbosky.

Este drama de 113 minutos no puede considerarse tal cual un drama, ya que a lo largo de la cinta se ven tintes de comedia y romance, mezcla que hace única a Wonder. El talento del elenco no es cuestionable porque no pudo haber un mejor casteo, entre los histriones que tienen papeles principales hay nombres reconocidos en la industria como Julia Roberts y Owen Wilson, este par en el rol de padres compresivos y amorosos son convincentes, a esto se suma la presencia de jóvenes actores que son considerados el futuro del cine como Jacon Tremblay quien encarga al pequeño August “Auggie” Pullman e Izabela Vidovic  encargada de darle vida a Olivia “Vía” Pullman, hermana de Auggie.

La narrativa se da de manera episódica enseñando el punto de vista de varios personajes teniendo una perspectiva más amplia pero siempre teniendo a Auggie como eje principal, siendo considerado como un sol donde todo gira alrededor y vinculando todo el argumento.

Claro que así como hay personajes pilares esta película existen otros que solo están para acompañar una historia como la mejor amiga de Olivia, que sirve para demostrarle a Via lo importante que es su familia a pesar de que ella la considere un caos debido a la condición de su hermano, la compañera de Auggie seria y que terminaría siendo su mejor amiga, así como el chico bullying quien solo molesta a nuestro protagonista para crear un vínculo con la situación escolar.

De este montón de personajes saco a Jack Will, compañero de Auggie que un punto clave y no solo en la cinta, ya que la mayoría de nosotros tuvimos la experiencia del primer día de escuela donde no conocíamos a nadie y todo parecía nuevo, bajo este punto Jack Will sirve para confianza al protagonista haciendo que duela su traición y amemos su redención.

El acoso escolar en un pilar en este largometraje que bajo la mirada milimétrica podemos decir que sirve para que los espectadores sientan las adversidades del protagonista, claro que se ve mermado por la inclusión de comedia en ciertos momentos a raíz de los pasatiempos de Auggie como lo es la franquicia Star Wars, referencias que están presentes desde la obra escrita.

El apartado visual comete un pequeño tropieza en la duración de algunas escenas hay unas que duran más de lo necesario y otras que debería más lentas para su deleite son apresuradas. Cabe mencionar que la cinta no peca en lo llamado políticamente correcto ya que muchos proyectos inician por expresar un mensaje y terminan dando una propaganda de moralismo contradictorio.

Wonder una ventana a una historia con mensaje de aceptación y bondad que está dirigida a cualquier miembro de la familia, muestra como un niño cohibido sale de su capullo y brilla, esta metáfora puede estar compensada con el valor semiótico del casco de astronauta, objeto que al inicio del filme Auggie no soltaba por su falta de aceptación. A veces hay que soltar lo que nos protege para deslumbrar con nuestra alma. 

Leave a Comment